28 razones para escoger una bici antes que una novia
 
que no se me enoje el personal femenino que no hay segunda intencion...
 
     
 
  1. Las bicicletas no se quedan embarazadas.
2. Puedes montar tu bicicleta cualquier día del mes.
3. Las bicis no tienen suegros.
4. Las bicis no se quejan a menos que algo esté muy chungo.
5. Puedes compartir tu bici con tus amigos.
6. A las bicis no les importa qué otras bicis te has montado.
7. Yendo a cualquier lado, tú y tu bici siempre llegaréis a la vez.
8. A las bicis no les importa si tienes otras bicis.
9. A las bicis no les importa si te quedas mirando a otras bicis.
10. Nadie te encasquetará una bici a menos que tu quieras comprar una.
11. Si tu bici se rompe, la puedes arreglar.
12. A las bicis no les importa si compras revistas de bicicletas.
13. Si tu bici se ve un poco suelta, la puedes apretar.
14. Tu bici no se enfada si te cansas al montarla durante largo rato.
15. Puedes tener una bici negra y enseñarla a tus padres sin temor.
16. Nunca tienes celos del tío que arregla tu bici, por mucho que la manosee.
17. Si insultas a tu bici, no tienes que disculparte para volverla a montar.
18. Puedes montar tu bici durante mucho tiempo seguido, sin causarle grandes rozaduras.
19. Puedes parar de montar tu bici cuando quieras, que no se frustrará.
20. Tus viejos no seguirán en contacto con tu bici si la cambias por otra.
21. A las bicis nunca les duele la cabeza.
22. Tu bici no te insulta si la montas fatal.
23. Tu bici no te insiste para salir en parejas con otras bicis que no te gustan.
24. A las bicis les importa una mierda a qué hora volviste anoche.
25. No tienes que ducharte antes de montar tu bici.
26. Si te aburres del color de tu bici, siempre la puedes pintar de otro color.
27. Tus amigos no se quejaran si de vez en cuando les montas sus bicis.
28. En un grupo social, no es de mala educación hablar de lo bien que te lo pasaste la última vez que montaste tu bici.
   

 
Pagina creada el

 

 


 
visitas:


 
 
volver a humor
 
 
creación, diseño y actualización por Esteban Mesa Olea